MASCOTA JALISCO

Un pueblo mágico que reposa anidado en la sierra

ENERO.16.2017

Nuestra visita comienza con un típico paseo por la plaza principal en donde sobresale el estilo neomudéjar de su quiosco, a su alrededor se encuentran los pequeños jardines y cómodas bancas que incitan a relajarse en una tarde tranquila. La Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, monumental con sus muros de cal y canto que construyeron en el siglo XVIII, se ubica justo frente a la plaza.

Llegar temprano al pueblo es mera justificación para buscar un buen lugar dónde desayunar. En “La Casa de mi Abuelita” sí que tienen en claro que, como buen mexicano, “al vientre todo lo que le entre”. El buffet que ofrecen además de variado tiene muy buen sazón y el servicio es tan destacable que hasta te reciben con pan hecho en casa y café de la región. Entre las opciones puedes elegir menudo, huevos al gusto, chilaquiles, guisos, una barra de jugos y fruta, o algunas dulces tentaciones como los capulines en almíbar para ese huequito que queda. —El restaurante "La Casa de mi Abuelita" cuenta con una pequeña tiendita donde venden quesos y dulces tradicionales—. Con la panza llena hay suficiente energía para comenzar a recorrer el pueblo.

Templo inconcluso de la Preciosa Sangre de Cristo, al ver esta joya arquitectónica, iniciada en el siglo XIX, te das cuenta de que iba a ser realmente imponente, se dice que de haberse concluido sería uno de los recintos católicos más importantes en Latinoamérica. Las ruinas y los jardines recrean un escenario perfecto para sesiones fotográficas y eventos culturales como obras teatrales y presentaciones de orquesta.

Unas cuadras abajo encontrarás los museos. El Centro Cultural y Museo de Arqueología es impresionante, en sus salas alberga piezas que pertenecieron a una misteriosa cultura del Occidente del país y que datan del año 800 a.C. Entre las curiosidades se encuentra un cristal de roca cuarzo de alta pureza de aproximadamente 2,800 años de antigüedad. Hasta ahora sólo existen dos similares en el mundo, el otro se encuentra en la India y es 200 años más joven que este. El artesano que formó la pieza la hizo de tal manera que parece como si dentro de ella tuviera su propia fuente de luz, la técnica utilizada es la misma que los joyeros en tiempos modernos usan para pulir los diamantes.

Muy cerca de ahí se encuentra también el museo "El pedregal", una peculiar casa en donde su propietario Francisco Rodríguez ha dedicado más de 20 años en cubrir literalmente toda la casa con piedras, desde la fachada hasta los muebles. Tuvimos una pequeña charla con él y nos contó un poco acerca de qué lo inspiró a realizar este curioso proyecto. click aquí Los museos Raúl Rodríguez y El Molino también se encuentran por la zona.

Clima fresco, cafecito para el cuerpo

¿A quién le fascinan las tardes con clima fresco, lugares pintorescos y una buena taza de café? pues el café Napoles es un lugar ideal para una tarde en Mascota donde el aromático café, el pan y galletas caseras, así como su bohemia terraza, atraen a todo visitante. 

Llaves antiguas para entrar a tu habitación

Pasar la noche en un antiguo mesón cuya construcción se remota al 1847, lo induce a sentarse en el área del balcón, admirar las reliquias o simplemente tomar una copa de vino al anochecer rodeado de su historia. El Mesón del Refugio situado a espaldas de la iglesia tiene lo esencial para descansar después de tu activo día. Con su estilo neo-clásico, fue el primero en construirse como única hostería, con licencia para las cabalgaduras. Aún con sus recientes mejoras sigue conservando algunos detalles originales como su bella arquería de cantera y ladrillo, su piso y más. Las habitaciones rodean un patio estilo colonial con un precioso jardín. Si eres de sueño ligero, recomendamos elegir habitaciones que no estén frente a la calle ya que las campanadas de la iglesia a la madrugada pueden no ser de tu total agrado. Los precios son bastante accesibles y lo mejor es el trato amable del personal.

¿Y para llevar? Unas ricas guayabas rellenas

En la región de la Sierra Occidental se producen dulces y conservas deliciosas. En el caso de Mascota, las guayabas rellenas de "Los Yeyos" son populares y de tradición familiar. Las conservas en almíbar elaboradas con frutas de la región como los nancis, coyul, guayaba o el manguito perla, también son opción para llevar de regreso a casa.

Hay más por ver… conoce los pequeños poblados de los alrededores.

La Yerbabuena es uno de esos pueblitos pequeños pero de gran atractivo, tranquilamente lo recorres caminando. Pasea por el malecón que te llevará hacia la laguna, ideal para un día de campo familiar o picnic romántico. Conoce El Santuario de la Yerbabuena, una capilla de encanto misterioso y antigüedades únicas perfectas para algunas interesantes fotografías.

Tips

La gente del lugar comenta que los días 13, 14 y 15 de septiembre el pueblo se viste con sus mejores galas para el convite de las fiestas patrias. Reserva con anticipación tu estadía porque suelen llenarse los hoteles.

Para los amantes de la fotografía recomendamos visitar Mascota en los meses de septiembre y octubre, sus paisajes se tornan de un verde intenso y los cielos azules y despejados.

Todo es más bonito cuando compartimos

Derechos Reservados© Producido por Mexicoexquisito® 2019
  • TemaPueblos Mágicos
  • FotografíaLivier García, Felipe Serrano
  • LocacionesMascota y La Yerbabuena Jalisco, México